lunes, 26 de marzo de 2012

A una semana




A menos de una semana de la Semana Santa de mi ciudad ( bueno y de todas que todos sabemos que da la casualidad que cae en la misma semana...). Total que se nota en el ambiente, mucha más gente en la calle, los bares que ya tienen sus reservas para el domingo de Ramos, mis amigas comprándose ropa para el domingo, yo también por supuesto. Bueno tiro de lo que tengo y añado nuevo. Tengo que hacer recuento y cambio de ropa, guardar botas, y chalecos y sacar un armario más primaveral con manoletinas y sandalias, y ahí ya aprovecho y compro nueva temporada. 

Vamos que queda muy poquito, ha sido un domingo entretenido de elecciones, de pregón, para mi gusto demasiado católico (¿que se debe esperar de una fiesta religiosa?) y también un poco monótono.

Bueno, ¿qué planes tenéis para la semana santa? yo espero pasearme el domingo de Ramos, que no me duelan los pies, encontrar sitio para comer al medio día. (se aceptan recomendaciones), tomarme un heladito, y ver por lo menos tres hermandades, y que no vayan huyendo en retirada la mayoría de mis amigos durante la tarde.

Para el lunes espero mucho más, espero que no llueva, prisas, risas, fotos (hay que mejorar las del año pasado del proceso del antes del durante y del después, quizá me atreva a modo reportaje de nazarena), no llegar tarde, una buena posición, que no me duela mucho la cabeza, anécdotas, ¿qué pasará este año?, entrar en conversaciones, observar a la gente, mirarla fijamente sin importarme, que no se peleen las señoras por las estampitas, no mucho agobio por la cuesta, escuchar la banda e imaginarme, ver el paso al final de las grandes avenidas, o girando a lo lejos, comparar el aspecto de la gente según la calle, mear en tiempo record, descubrir el aspecto de la gente debajo del antifaz, descubrir como hay más mujeres de lo que la gente cree, jugar con los niños y la cera, dar caramelos, seleccionar a quien y a quién no darles caramelos y estampitas y finalmente ver la primera levanta, y la última, esperar a la virgen en su casa, y ver como todo ha salido estupendo. Ver las caras despeinadas y rojas de los nazarenos, ver como hay gente que se emociona, besos y abrazos antes y después, comparar como antes nerviosos, arreglados, a un después rojos, despeinados, cansados, contando anécdotas, y una ilusión de por fin viene la virgen y hasta el año que  viene.

Para el resto de la semana, ya pantalón vaquero, la sillita al hombro, el programa para hacer el mismo recorrido de siempre, buscar pasos, paquetes de pipas, coger estampitas, comer bocadillos, estar hasta la noche en una esquina, cotillear, verlas revirar, escuchar bandas, querer pedir cera y caramelos. Arreglarme el jueves, y disfrutar de la semana, comiendo fuera aquí y allá.

¿Nos vamos a la playa? yo me quedo aquí, huele mucho a primavera todavía.

Y vosotros ¿qué planes tenéis para semana santa? ¿os quedáis en  vuestras ciudades? Os acepto recomendaciones de donde comer, donde tapear, en qué esquina veis tal paso y en qué esquina veis tal otro, y sobre todo anécdotas de semana santa, de bullas, de bares, y si salís de nazarenos, costaleros, penitentes, o tocando en la banda, ¿tenéis alguna anécdota? yo tengo algunas. ¡¡Animarse!!

2 comentarios:

Cristina Palma Díaz dijo...

Empiezo yo me encanta ver la hermandad de San Bernardo el miércoles Santo en el puente de San Bernardo, allí apagan las luces, los bomberos la alumbran y con la grúa le tiran flores y flores al cristo y a la virgen, a la vez los pasos se giran a saludar a los bomberos. No se está nada agobiado encima del puente, si te llevas tu banquito estás cómodo, yo estoy cerca de casa y paso un buen rato con una buena recompensa.

Cristina Palma Díaz dijo...

Otra cosa, vi un año creo que era la candelaria de vuelta por los Jardines de Murillo y los costaleros y van cantando un ave María fue bonito y además allí en el parque de noche, con solo la luz de los cirios mereció la pena. ¿siempre le rezan por ahí?, ¿es seguro que era la Candelaria? Me gustaría volver a verlo este año